Consejos para controlar los nervios durante una partida de ajedrez

El ajedrez es un deporte muy competitivo, en el cuál aunque estas compitiendo contra un oponente, tú mismo puedes convertirte en tu peor enemigo a causa de los nervios. Tener control total de tu cuerpo y tu mente es vital para poder tomar las decisiones correctas en el juego de ajedrez. Aquí estaremos discutiendo de donde surgen los nervios para que puedan entender el proceso por el que pasa el cuerpo y algunas técnicas para controlarlo.

Alguna vez se han preguntado ¿Por qué nos ponemos nerviosos? Los nervios llegan al cuerpo por varias razones, pero el estímulo es el mismo. Cuando decimos que estamos nerviosos nos sudan las manos, se nos acelera el corazón y se nos seca la boca. Puede ocurrir porque tenemos una reunión importante, un susto o la práctica de un deporte. Los expertos indican que nos ponemos nerviosos porque el cerebro activa una respuesta encaminada a reaccionar ante un cambio. Esto lo consigue liberando una sustancias químicas llamadas hormonas y neurotransmisores que alteran el funcionamiento de ciertas partes del sujeto. Reaccionamos y el sistema nervioso autónomo, que quiere decir que no se puede controlar voluntariamente, actúa. Es por ello que por más que intentamos calmarnos muchas veces no lo podemos lograr.

¿Qué puedo hacer para controlar los nervios?

La forma más básica de controlar los nervios es tener la capacidad de creer en ti mismo, pero para ello tienes que estar seguro que tienes las habilidades necesarias para hacer un buen papel. Esto se logra con la práctica. El control de los nervios comienza meses o semanas antes, con las horas que pasaste practicando y leyendo información sobre el ajedrez, las diferentes jugadas y cómo contrarrestar al rival. Si logras desarrollar un buen ritmo de práctica te aseguro que será mucho más fácil controlar los nervios, ya que sabes que diste la milla extra. El trabajo duro es lo único que te asegurará el éxito, tanto en el ajedrez como en cualquier etapa de la vida. Los deportes pueden ser comparados con aprender a tocar un instrumento o una obra de teatro, la práctica es lo que logrará que el evento sea perfecto.

Con esto dicho aquí algunas maneras de controlar los nervios antes y en el partido:

  • Intenta encontrar una manera de relajarte antes del partido. Muchas veces hacer respiraciones lentas o estiramiento logra controlar los nervios.
  • Elabora un plan antes del juego. Trata de descubrir la mayor información posible del juego de tu rival.
  • Si no es posible obtener información del rival, aprende a adaptarte a su juego en tiempo real. Eso es una habilidad que puedes practicar.
  • Deja que la tensión se convierta en entusiasmo.
  • Intenta controlar la respiración cuando notes estrés.
  • Concéntrate en el juego. Olvida al oponente y la gente a tu alrededor.
  • Toma ventaja de una buena jugada para calmarte cada vez más.
  • Toma tu tiempo para realizar esa jugada. El tiempo que te tomas en ella puede evitar que tomes una mala decisión y pierdas el juego.
  • Trata de relajar los músculos.
  • Determina si esta estresado por una jugada anterior. En ocasiones ya no hay razón para estar estresado. Evita mantenerte con el estrés de jugadas anteriores.
  • Ten confianza de que puedes ganar.

Los nervios son una reacción normal de todo ser humano. Mucha gente considera que son un indicio de que quieres hacer tu mejor esfuerzo, pero tienes que lograr utilizarlos a tu favor. Reconocer que estarás nervioso es importante para poder ganarles la batalla. Prepárate de antemano para enfrentar los nervios que surgirán en toda partida, eso hará que cada vez seas mejor controlándolos. Cabe recordar que la confianza en ti mismo es clave para cada actividad que realices a través de tu vida, creer que lo puedes lograr y prepararte para lograrlo es lo que te hará triunfar en el ajedrez como en la vida.